Foodxury, el proyecto de una argentina que ayuda a gente de la calle en Nueva York

Un bowl de cereales en forma de anillo
Un bowl de cereales en forma de anillo Crédito: Foodxury
Diseña joyas que simulan platos de comida y las reparte entre los homeless para que las intercambien por platos reales. Hay 60.144 personas en ese estado
Mercedes Uranga
(0)
9 de septiembre de 2016  • 00:48

Cuando la argentina Micaela Gallino, de 31 años, llegó a vivir a Nueva York un año atrás, no podía creer que en una ciudad como Manhattan hubiera tanta gente viviendo en la calle. Hace dos meses decidió crear Foodxury , un proyecto sin fines de lucro a través del cual personas en situación de calle pueden intercambiar joyas en miniatura que simulan platos de comida por comida real. “Food becomes a luxury when you don´t have it”, reza el emblema del proyecto. “La comida se transforma en un lujo cuando no la tienes”.

Hasta el momento, 15 homeless de Midtown neoyorquino pudieron alimentarse semanalmente gracias a su iniciativa. Además, es probable que una importante compañía de café norteamericana le dé su apoyo para expandir el proyecto. En la Argentina, un hogar de tránsito para niños, Leandro Olmos, también intercambia las joyas con quienes realizan donaciones mensuales. Y en diciembre, el museo alemán Kunstkraftwerk Leipzig hará una exposición sobre las joyas y venderá los ejemplares en su gift shop. Lo recaudado será para colaborar con fundaciones de inmigrantes que estén en situación de calle.

Una torta de cumpleaños en forma de anillo
Una torta de cumpleaños en forma de anillo Crédito: Foodxury

“El impulso para iniciar el proyecto tuvo que ver con que encontré un dato que decía que Nueva York desperdicia anualmente el 40% de los alimentos que produce. De lo que compran, prácticamente la mitad se desperdicia. Me pareció tremendo y cuando supe que hay 60.144 personas en situación de calle me pareció aún peor”, dice Micaela. Esa cifra también contempla a quienes duermen en refugios.

“Cada vez que me acercaba y les ofrecía comida observaba lo que eso significaba para ellos. Te agradecen muchísimo, no lo pueden creer. Es irónico que en la ciudad donde más comida se desperdicia haya gente en la calle que no tiene para comer. Me pareció interesante entonces utilizar estos datos para mostrar el contraste”, explica. Su inversión inicial fue de unos 200 dólares.

“Sabía que hacer esto tenía partes arriesgadas, como acercarse a gente que no conoces sin saber el efecto que eso puede tener, pero la verdad es que me recibieron muy bien. En la calle hay gente de todas las edades y en todas las situaciones. Veteranos de guerra, refugiados de otros países, gente que se fue de la casa por situaciones violentas; problemas de drogadicción o también gente que por alguna enfermedad está imposibilitada para trabajar y termina ahí”, dice. Según Micaela, muchos se encuentran en constante búsqueda de ofertas laborales.

Thomas vive en la intersección de las calles Grand y Broadway, en Manhattan, Nueva York
Thomas vive en la intersección de las calles Grand y Broadway, en Manhattan, Nueva York Crédito: Foodxury

Por el momento trabaja sola; ella misma hace las joyas con arcilla polimérica y las reparte entre los homeless con los que ya ha hablado sobre Foodxury. Cada persona en situación de calle puede exhibir las joyas en un cartón que explica sobre qué va el proyecto. Cada pieza representa una comida específica y quien desee esa joya deberá ofrecer la misma comida a cambio. Es decir que si alguien quiere el pastel de limón de arcilla en miniatura, deberá entregar un pastel de limón real a cambio

“Elegí como emblema utilizar joyas porque son un ícono de lujo. El lujo es la sensación que tiene la gente en situación de calle cuando alguien les da comida. Es aquello que no está en la vida cotidiana de una persona y en esa falta de cotidianeidad es donde está el disfrute. Una vez que lo tenés no sabes cuando lo vas a volver a tener y por eso lo disfrutas tanto. Lo mismo sucede con la comida en estos casos, ellos no saben cuando van a volver a comer”, explica. “El trueque es una parte muy importante, es decir, que la gente no reciba dinero a cambio de las joyas sino comida, porque ahí se resignifica lo que es la comida para ambas partes. Lo que más le llama la atención a la gente es que las cosas no se consigan con plata. Mi idea es invitar a la reflexión”.

Todas las personas con las que habló sobre Foodxury accedieron a participar. Menos una. “Una señora mayor, divina, yo pensé que iba acceder fácilmente, pero cuando le empecé a contar sobre el proyecto sacó dinero de un bolso que tenía y quiso dármelo para que yo les compre comida a quienes viven en la calle. Parecía como si ella no aceptara su condición, o quizás no comprendió de qué se trataba el proyecto. Se enojó cuando no le acepté la plata. Pero con los demás la relación fue muy linda. Empecé por el Midtown porque hay mucha gente ahí”.

En promedio, cada persona necesita unas 15 joyas semanales para poder comer. Eso equivale a dos platos de comida por día.

“Más allá del proyecto, lo más interesante es que cada vez que me acerco veo lo bien que se sienten cuando alguien charla con ellos y los mira a los ojos. Yo creo que a la persona que está en situación de calle lo que peor le hace es sentirse ignorada. La gente construye paredes invisibles para no verlos”, reflexiona.

En Buenos Aires, quienes realicen una donación mensual a la fundación Leandro Olmos, un hogar para niños de hasta 7 años que esperan por una familia adoptiva, pueden recibir a cambio las pequeñas joyas. Además, el 28 de septiembre, la fundación hará una cena donde se subastarán las joyas.

Aunque para obtener la joya solamente se pide un plato de comida a cambio, Micaela explica que muchas veces la gente suele aportar bastante comida y también ropa o productos para el aseo personal. "Lo que me gusta es que Foodxury está creciendo mucho y las joyas se están volviendo un emblema sobre ayudar al otro. Ayuda a la reflexión, que es lo más importante”.

Collar con la representación de una hamburguesa con papas fritas
Collar con la representación de una hamburguesa con papas fritas Crédito: Foodxury

Pronto, el proyecto se replicará en México. “Además estaba por replicarse en Vancouver, Canadá, pero cuando les digo que tienen que hablar con la gente de la calle se paralizan”.

“Nueva York es una ciudad amable con el turista pero como hay tantas personas y es cosmopolita es más fría con estos temas”, reflexiona. Ahora está diseñando una nueva colección que brilla en la oscuridad.

Su llegada a Nueva York

Micaela Gallino, de 31 años, mientras trabaja sobre las joyas de arcilla polimérica. Detrás, su gato Miguel
Micaela Gallino, de 31 años, mientras trabaja sobre las joyas de arcilla polimérica. Detrás, su gato Miguel

La creadora de Foodxury es de Gualeguaychú, Entre Ríos, estudió diseño gráfico en la Universidad de Belgrano y se especializó en creatividad publicitaria en la escuela Brothers. Llegó a Manhattan cuando ganó el premio Best of show, del prestigioso concurso One show, por un proyecto que realizó con chicos hipoacúsicos que estudiaban en el Colegio Lomas Oral, en Buenos Aires. “En el colegio Lomas Oral les enseñan a hablar a chicos sordos. No enseñan lenguaje de señas, quieren reintegrarlos a la sociedad. Me enteré que en la Argentina hay una ley que obliga a radios y emisoras de televisión nacionales a que emitan una vez por día el himno nacional pero no contempla una versión específica. Y el detalle es que pagan por los derechos de intérperete. Yo hice que el colegio grabara su propia versión del himno nacional y la distribuí en todas las radios y canales para juntar regalías para la escuela. Lo más lindo fue que chicos que no podían escuchar o hablar fueron escuchados por todo el país. Así fue como gané el Best of show”.

“Fue la primera vez que la Argentina ganaba ese premio. Quise venir a recibirlo y mis jefes argentinos me apoyaron. Un director general creativo que yo admiraba mucho, Isaac Silverglate, de una agencia neoyorquina, vio el proyecto y me llamó. No lo dude un segundo, agarre a una valija y a mi gato Miguel y me vine sin pensarlo. Como creativos ayudamos a organizaciones sin fines de lucro, no solo vendemos cosas”, concluye.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.