Fue dado de alta el joven golpeado por un patovica

Anachuri no tiene memoria del hecho
(0)
10 de mayo de 2003  

En una ambulancia, vestido de jogging azul y gorra, salió ayer del Hospital Fernández Guido Anachuri, el joven de 19 años que permanecía internado como consecuencia de un puntapié que un patovica le dio en la cabeza. Por consejo de la psicóloga del hospital, Guido evitó la guardia periodística que lo esperaba afuera y partió en la ambulancia rumbo a su casa, a las 14 de ayer, luego de recibir el alta médica.

"Es un milagro. Salió riéndose", dijo a LA NACION Alfredo, hermano de Guido que, junto con su madre, Nora Pamboukdjian, pasó momentos durísimos desde que, el 19 de abril último, el joven ingresó en el hospital en estado de coma, con un trauma cerebral provocado por un puntapié del patovica Miguel Carpinacci, del boliche El Sublime, en Núñez.

Por teléfono, la voz de Nora mostraba cansancio pero, al mismo tiempo, sonaba más aliviada. "Guido está bien. Salió. Mueve manos y piernas. Y está bien de ánimo", contó. Dijo que aún quedan meses de rehabilitación, que el joven realizará en la clínica Santa Catalina, del barrio porteño de Balvanera, a la que deberá concurrir cuatro horas diarias.

Por el ataque a Guido, Carpinacci fue detenido el 28 de abril último, luego de que lo reconocieran testigos. Está procesado por "homicidio en grado de tentativa", ya que el juez de instrucción Ricardo Warley consideró que el custodio puso en peligro la vida de Anachuri debido a sus conocimientos de boxeo tailandés.

Guido no declaró todavía, porque su familia quiere preservarlo de emociones fuertes. "Aún está shockeado y no recuerda nada de la noche en que fue golpeado", afirmó Alfredo, para quien su hermano saldrá adelante "porque pone mucho de sí".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.