Fueron relevados 15 policías acusados de torturar a presos

Todos pertenecen a la comisaría 9a. de Lomas de Zamora
(0)
27 de mayo de 2003  

LA PLATA.- Quince policías de la comisaría 9a. de Parque Barón, en Lomas de Zamora, fueron acusados por la aplicación de presuntos apremios ilegales y torturas a seis detenidos a quienes pretendían obligar a confesar delitos.

Si bien el juez interviniente rechazó los pedidos de detención de los imputados, el ministro de Seguridad bonaerense, Juan Pablo Cafiero, ordenó su pase a disponibilidad preventiva. Los hechos, que ocurrieron entre septiembre y noviembre de 2002, fueron confirmados anoche por fuentes judiciales y afectaron a seis detenidos, entre ellos tres menores de edad.

En la causa, investigada por el fiscal José Luis Juárez, están imputados el subcomisario Carlos Alberto Vulcano; los oficiales Héctor Aguirre, Walter Dure, Walter Palavecino, José Ayala, Julio Méndez, René Nervo y Matías Aranda, y los suboficiales Juan Carlos Almaraz, Carlos Bellante, Marcos Belásquez, Rubén Caro, Rubén Villarreal, Osvaldo Torres y César Guidobono; asimismo, el oficial Adrián Verdun fue acusado por omisión de sus deberes y el perito forense Enrique D´Agostino quedó involucrado por alterar los informes médicos de uno de los denunciantes.

Las víctimas, detenidas por distintos hechos sin conexión entre sí, resultaron ser Sergio Zacarías, de 27 años; Pablo Pavón, de 18; Roberto Young, de 29, y tres menores cuya identidad se mantiene en reserva.

La primera de las denuncias fue presentada por Pavón, apresado por averiguación de identidad, que aseguró haber sido agredido a golpes de puño, patadas, golpes contra la pared y presión sobre las esposas, según relató a LA NACION su abogado defensor, Luis Valenga.

El joven indicó que cuatro policías encabezados por el subcomisario Vulcano le exigieron que dijera dónde se encontraba un arma que le había sido sustraída días antes a un hijo del sargento Velásquez. Hubo más denuncias, todas por golpes y amenazas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.