Fugaz aparición del presidente de Boca

Estuvo en el Campo Argentino de Polo Siguió un tramo del partido de polo entre su equipo y River, en beneficio de los inundados Dijo que no tenía novedades del secuestro Apoyo de la hinchada xeneize, en Vélez
(0)
5 de mayo de 2003  

Llegó a las 13.10 y se retiró a las 13.30, sin poder festejar por un gol de su querido Boca. Junto con sus colaboradores, fue de los primeros en ocupar el palco oficial del Campo Argentino de Polo.

En su primera aparición pública desde el secuestro de su hermana Florencia, Mauricio Macri estuvo en Palermo presenciando la exhibición polística entre Boca y River. Con anteojos oscuros, durante los 20 minutos que permaneció en el lugar no pudo sonreír: sólo vio el primer chukker del partido, en el que su equipó cayó 2 a 0.

Al terminar el parcial inicial se retiró velozmente. Cuando recorría la calle interior del Campo de Polo, su primera declaración fue: "Es lindo que el polo y el fútbol, dos deportes que quiero mucho, se unan. Y todavía más con un fin benéfico como este", expresó en referencia a que lo recaudado se destinó a los afectados por las inundaciones en la provincia de Santa Fe.

Su tono de voz era muy distinto a su habitual timbre seguro: bajo, suave, casi sin fuerza en sus palabras, tan preocupado como apesadumbrado. Sin detener su marcha, le pidió a una promotora un paquete de papas fritas saborizadas con orégano.

Se le consultó si luego iba a concurrir al estadio de Vélez Sarsfield, donde Boca Juniors enfrentó ayer al equipo de Liniers, por el torneo Clausura de fútbol. "No, me voy a ocupar del tema de mi hermana", contestó. De su boca no salió ninguna palabra más. Se le preguntó si tenía alguna novedad de Florencia, y movió la cabeza de un lado a otro a modo de negación.

Luego, se supo, se dirigió directamente a la casa de su padre, Franco Macri, en Barrio Parque, desde donde se manejan directamente las negociaciones con los secuestradores para lograr la liberación de Florencia.

En el Campo Argentino de Polo de Palermo, finalmente, Boca ganó 13 a 10 (ver en la sección Deportes) y Macri, además de esa pequeña alegría, Mauricio Macri se perdió de otras dos. Al final del partido, el organizador lo mencionó para agradecerle la ayuda en este momento especial, y la gente le brindó una prolongada ovación como muestra de apoyo.

Además, el polista Miguel Novillo Astrada le dedicó el triunfo. Mauricio Macri ya se había ido y se perdió esas pequeñas satisfacciones que le deparó la tarde, en medio de un momento tan especial de su vida.

Apoyo de la hinchada

En tanto, a las 18.30, cuando el equipo de Boca Juniors ingresó en el estadio de Vélez Sarsfield para disputar su encuentro con el equipo local, la hinchada xeneize también le dio una muestra de apoyo al presidente de su club.

En una de las tribunas del estadio de Vélez, la hinchada xeneize desplegó un gran paño azul con letras amarillas que colgaron sobre la alambrada con la siguiente leyenda: "Devuelvan a la hermana de Mauricio".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.