Furia en Flores: la alarma sonó 36 horas y los vecinos le destruyeron el auto