Furiosa, la gente de Benavídez clama por más vigilancia