Gallardo es otra vez protagonista