Retiro a foja cero: anulan la licitación de la terminal de ómnibus y abren una nueva

El Gobierno blanqueó en una resolución una decisión tomada hace tiempo; luego, traspasarían el predio a la Ciudad
El Gobierno blanqueó en una resolución una decisión tomada hace tiempo; luego, traspasarían el predio a la Ciudad Crédito: Emiliano Lasalvia
Diego Cabot
(0)
20 de diciembre de 2018  

Faltaban un par de actos administrativos que dieran forma a una decisión que estaba tomada. Finalmente, el Ministerio de Transporte que conduce Guillermo Dietrich dejó sin efecto la licitación para operar la Estación Terminal de Ómnibus de Retiro (ETOR) y abrió un nuevo proceso. Todo ese período llevó tres años y, mientras tanto, la principal puerta de acceso a Buenos Aires se convirtió en uno de los peores rincones de la ciudad.

Las indefiniciones en las que quedó envuelta la terminal generaron que ni el concesionario ni el Gobierno invirtieran ni una moneda en una infraestructura que nadie sabía quién iba a operar. Así las cosas, las condiciones de Retiro se desmejoraron de la mano de un sistema provisorio.

Desde hace tiempo que se descontaba que este sería el remedio para seguir adelante. El dilema no era menor. De los tres proyectos que se presentaron, había uno que corría con ventaja. Se trata del perteneciente al consorcio liderado en las sombras por Néstor Otero, el dueño de la concesión actual que, a falta de inversión, llevó ese rincón porteño a un estado de deterioro y atraso tecnológico.

El problema es que, desde lo formal, no había ningún impedimento para que ese grupo empresario fuera parte de la compulsa. Otero, viejo zorro en el mundo del transporte, siempre tuvo información privilegiada desde la línea histórica del ministerio. Por eso, cuando el proyecto se abrió les hizo una propuesta muy cercana a la que los funcionarios tenían en mente. Algo así como entregar un crucigrama resuelto, pero habiéndose copiado las respuestas.

Mientras tanto, Otero, por medio de TEBA, se mantuvo con prórrogas anuales desde octubre de 2015, cuando se venció la concesión. Para el gobierno nacional, la decisión se convirtió en un tema complejo. Sucede que mientras el proceso de licitación estaba por definirse desde octubre pasado, Otero quedó detenido en la causa de los cuadernos de las coimas.

Además, la Justicia allanó el departamento del llamado Zar de Retiro, a quien el chofer Oscar Centeno apuntó como uno de los que entregaban dinero a Roberto Baratta, el funcionario encargado de recolectar la recaudación. De ese lugar, la policía se llevó documentación, joyas y una bolsa de dinero por alrededor de un millón de pesos. Actualmente, la Justicia accedió al arresto domiciliario por problemas de salud.

Nuevos estándares

Desde entonces, todos descontaban la decisión. Mediante una resolución, el Ministerio de Transporte dio por tierra la vieja licitación y convocó una nueva.

El motivo que dieron, básicamente, tiene que ver con nuevos estándares de zonificación en el área. La norma dice que "es necesaria una redefinición constructiva de la zona en donde se encuentra ubicada la mentada terminal, la cual no puede permanecer ajena a las lógicas de tejido, espacio público y movilidad en su conjunto y, en particular, en lo relativo a la urbanización del barrio 31. En un marco generalizado de nuevas obras, es que, se propicia llevar adelante una nueva evaluación del proyecto de constructividad plasmado en los pliegos y su adecuación".

Al igual que la anterior, será el gobierno nacional el que licite y entregue la nueva concesión. Esos terrenos jamás fueron municipales, aunque la intención de Dietrich es entregarlos a la Ciudad. Pero no es tan fácil, ya que la administración porteña tiene que pasar por la Legislatura para entregar concesiones a más de cinco años. La fórmula sería que licite la Nación y que, ya licitada, se firme el traspaso.

Ahora, los interesados en explotar la concesión de la administración y explotación comercial y servicios complementarios de la estación terminal de ómnibus podrán formular sugerencias técnicas desde el 20 de diciembre de 2018 al 4 de enero de 2019.

Mientras tanto, el detenido Otero mantiene su concesión provisoria hasta que llegue el nuevo explotador. Fueron tres años desde que se le venció el contrato. Tiempo suficiente como para poder haberse cobrado alguna deuda vieja que se habría cancelado con un poco más de tiempo de concesión.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.