Kirchneristas. Garfunkel y Szpolski, tras la telefonía móvil