Habló la mujer que pasó un día atrapada en la nieve: "Le grité fuerte a Dios para pedirle una oportunidad"

Georgina Oñate relató cómo pasó las 26 horas encerrada en una camioneta
Georgina Oñate relató cómo pasó las 26 horas encerrada en una camioneta
(0)
27 de septiembre de 2019  • 13:00

La nieve se cobró nuevas víctimas la semana pasada en la provincia de Neuquén , luego de que dos hombres caminaran 25 kilómetros en busca de ayuda y murieran congelados cerca de un refugio. Georgina Oñate , de 32 años, los acompañaba y fue la única sobreviviente. "Le grité fuerte a Dios para pedirle una oportunidad y me la dio", dijo.

Francisco Herrera , de 52 años, Daniel Venegas , de 27, y Georgina volvían de un encuentro religioso en Aluminé , Neuquén, cuando la camioneta se quedó atascada en la nieve, sobre la ruta 13.

"Nos sorprendió porque no había nada en la ruta que indicara que no se pudiera transitar. Los primeros tramos estaban bien, pero llego un momento en el que no pudimos avanzar más", contó en TN.

Crédito: Crédito: Gendarmería Nacional

La mujer dijo que intentaron hacer muchas cosas: saltaron arriba de la camioneta, escarbaron alrededor de las ruedas de la Toyota Hilux con un cartel y rompieron bloques de nieve con un martillo. Pero no pudieron salir. "Entonces Francisco y Daniel salieron a pedir ayuda. Ahí empezó la peor situación que viví", dijo.

"Cuando empezaba a oscurecer y ellos no llegaban, empecé a orar. Oré mucho. Le pedí a los gritos a Dios que los cuidara, que me cuidara", recordó.

El momento donde encuentran a la sobreviviente

02:10
Video

Georgina dijo que nunca dejó de hacer frío, pero que había sol. "Salí de la camioneta cuando se hizo de día y caminé un par de kilómetros para ver si los encontraba a los chicos. Pero eso no pasó, y decidí volver por miedo a que regresaran y no me encontraran", dijo.

En ese momento se dio cuenta de que le quedaba poca nafta. "No pasó mucho tiempo más y se agotó la batería. Ahí sentí que me iba a morir. Empecé a leer La Biblia y le pedí a Dios una oportunidad más. A los gritos, desesperada. Después me quedé dormida. Cuando abrí los ojos vi a los gendarmes y supe que Dios me había escuchado", contó entre lágrimas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.