Hacen otro juicio por un ataque antisemita

El anterior proceso fue anulado por la Cámara de Casación
(0)
13 de diciembre de 2001  

Como si nada hubiera ocurrido. Así comenzará hoy un nuevo juicio oral y público contra tres supuestos skinheads acusados de golpear a un joven por creer que era judío. Hace tres años, los imputados fueron condenados a tres años de prisión de cumplimiento efectivo en lo que constituyó la primera aplicación de la ley antidiscriminación, pero la Cámara de Casación Penal posteriormente anuló la sentencia en un controvertido fallo y ordenó un nuevo proceso, decisión ratificada por la Corte Suprema de Justicia.

Quienes serán juzgados por segunda vez son Andrés Paszkowski de 30 años; Luciano Griguol, de 23, y Orlando Romero Da Silva, de 22. Tras la condena estuvieron 6 meses presos, pero la Cámara de Casación decidió liberarlos al considerar que la sentencia no estaba firme.

La víctima, Claudio Salgueiro, de 37 años, denunció que el 1° de julio de 1995, cuando estaba en una plaza de Belgrano, fue atacado por varios cabezas rapadas que lo golpearon y patearon, al tiempo que le gritaban: "Judío de m...", mientras festejaban con frases como "heil Hitler" y "judío apestoso".

Tras el juicio, los acusados fueron sentenciados por el delito de lesiones graves agravadas por odio racial o religioso, previsto en la ley antidiscriminatoria.

Pero los jueces de la Casación Alfredo Bisordi, Juan Carlos Rodríguez Basavilbaso y Liliana Catucci anularon la sentencia al entender que no hubo odio racial en los insultos sino que eran "gritos de guerra" y ordenaron la realización de un nuevo juicio.

En la parte resolutiva, además, cuestionaron el reconocimiento que hizo Salgueiro de sus atacantes, cuando la policía lo llevó en un patrullero alrededor de la plaza de Belgrano para que los identificara. Ese trámite, dijeron, no se hizo según el Código de Procedimientos.

A raíz de este fallo, la DAIA y la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos pidieron el juicio político de los camaristas. La solicitud fue rechazada por el Consejo de la Magistratura.

El caso de los skinheads llegó a la Corte Suprema de Justicia, que dejó firme el fallo de la Casación, al resolver que no correspondía pronunciarse porque aún no había sentencia definitiva.

Por eso se llegó a este nuevo proceso, que estará a cargo de los jueces Guillermo Madueño, Luis Di Renzi y Guillermo Gordo, del Tribunal Oral Federal N° 5. Este último integra el tribunal que juzga a los acusados de participar en el atentado contra la AMIA, por lo que las audiencias de este juicio serán sólo de mañana, para no interferir con el otro proceso.

Los acusados estarán representados por un defensor oficial y la víctima declarará mañana como testigo. La acusación correrá por cuenta del fiscal Alberto Huarte Petite. Para la fiscalía, el fallo de la Cámara de Casación no veda la posibilidad de acusar a los imputados. "No hay ninguna limitación. La Cámara de Casación dice en los considerandos que el reconocimiento es nulo, pero en la parte resolutiva no declara esa nulidad. Sólo dispone anular la sentencia porque el tribunal oral no había hecho lugar a la nulidad del reconocimiento como había argumentado la defensa", dijo a LA NACION una fuente de la fiscalía. Además, el reconocimiento no está ligado con el fin discriminatorio del ataque.

Por eso, la idea de Salgueiro, representado por Sergio Di Gioia, de la APDH, es que todo comenzará de nuevo. "El partido se juega de nuevo y todos tenemos las mismas cartas", señalaron fuentes de la fiscalía. Todos los testigos ofrecidos volverán a declarar y no se descarta la aparición de otros nuevos para respaldar la imputación.

Por eso, como hace tres años, el mismo juicio contra los tres presuntos skinheads se repite como si nada hubiera ocurrido.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.