Hallan vínculos de los ataques a uno y otro lado de los Andes