Hay menos casos "en tierra"