Hay menos jóvenes en las seccionales de la policía bonaerense

Según un sondeo del Consejo del Menor
(0)
31 de diciembre de 2001  

LA PLATA.– De acuerdo con un relevamiento realizado por el Consejo de la Minoridad de la Provincia de Buenos Aires, de los 92 menores que en el año que hoy concluye permanecían alojados en comisarías y destacamentos de la policía bonaerense quedan ahora 39.

El sondeo se realizó después de que la Suprema Corte de Justicia provincial sostuvo la hipótesis de que la policía había fraguado tiroteos para blanquear 60 asesinatos de menores que eran tutelados por el Estado y que estaban detenidos en comisarías.

Muchos de ellos ya habían denunciado a policías por apremios ilegales o amenazas.

Esos datos, difundidos por el alto tribunal de la provincia, se habían sustentado en un registro de denuncias sobre apremios a menores, abierto el 20 de septiembre del año último.

Como consecuencia de estas denuncias, se iniciaron los traslados de los menores a institutos de seguridad.

Los primeros comenzaron en el conurbano bonaerense, especialmente en Morón, San Isidro y San Martín, donde se registra el mayor número de menores detenidos.

Precisamente, en estos últimos dos distritos murieron los cuatro menores que habían presentado denuncias por apremios y maltratos durante su detención en comisarías.

Dos casos anunciados

Se trata de Gastón “El Monito” Gálvez y Miguel “Piti” Burgos, alojados en la seccional de San Miguel, y de otros dos jóvenes de apellidos Salto y Blanco, que estuvieron detenidos en una dependencia policial de San Isidro. Los cuatro cayeron por balas policiales tras haber denunciado apremios ilegales e intimidación por parte de los policías.

Los traslados de los menores fueron acompañados por la puesta en marcha de una práctica de rotaciones de los institutos, sumada al regreso al sistema bonaerense del complejo de máxima seguridad Aráoz Alfaro.

Según la interventora en el Consejo Provincial del Menor, Irma Lima, es notable la disminución del número de menores en comisarías.

“Este progreso significa que estamos cerca de alcanzar uno de nuestros objetivos: que no quede un solo menor detenido en una comisaría”, explicó Lima.

La contracara

Sin embargo, las detenciones se duplican al compás de la crisis social y económica del país.

La funcionaria de minoridad precisó que “el número de menores con delitos cometidos durante el año último –cerca de 1500– fue igualado en el primer semestre de este año, consecuencia directa de la crisis social que afecta a nuestro país”.

Lima aseguró que desde el Consejo se tiene previsto reconvertir para máxima seguridad al Instituto de Azul, con 25 plazas.

“Estamos en conversaciones para levantar un tercer pabellón en el instituto Almafuerte, lo que nos dejaría en condiciones óptimas para alojar a menores con causas penales.”

La detención de menores en dependencias policiales contradice la letra de la Convención Internacional de los Derechos del Niño.

Hace dos años, las estadísticas marcaban que más de 200 chicos permanecían bajo custodia policial en celdas de comisarías.

Este año la cifra disminuyó el 50 por ciento. No obstante, las denuncias por apremios en comisarías se multiplican.

El propio procurador general, Eduardo de la Cruz, había asegurado que desde septiembre del año último hasta la fecha se registraron 800 denuncias por maltratos a menores tutelados; la mayoría, en las dependencias policiales de San Isidro.

De la interventora en el Consejo del Menor

“Este progreso (la disminución del número de detenidos de 92 a 39 menores) significa que estamos cerca de alcanzar uno de nuestros objetivos: que no quede un solo menor en una comisaría.”

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.