Hay sugestivos cruces de llamadas

(0)
1 de diciembre de 2001  

Sugestivos cruces de llamadas telefónicas entre una mezquita de Foz do Iguazú, la agencia de Turismo Piloto en Porto Alegre, la embajada de Irán y el Líbano, donde tiene su base el Hezbollah, son parte de la prueba que se analiza en la investigación de la conexión internacional del atentado. Esa actividad coincide, además, con fechas clave relacionadas con la obtención de la Trafic supuestamente usada para el atentado, su estacionamiento cerca de la AMIA y la voladura de la mutual judía.

Por ejemplo, el 10 de julio de 1994, cuando se entregó la camioneta, hubo una llamada desde la Triple Frontera a la central del Hezbollah en el Líbano. El 13 de julio hubo comunicaciones desde allí a la casa del agregado cultural de la embajada de Irán en Buenos Aires, Mohsen Rabbani, a Irán, a los jefes de operaciones y financiero del grupo de apoyo en la Triple Frontera. El 15 de julio hubo una comunicación al Líbano, a la casa del jefe de inteligencia del Hezbollah, y el día del atentado dos comunicaciones con cobro revertido a Porto Alegre, y una al jefe de seguridad del grupo de apoyo del Hezbollah en la Triple Frontera.

Este rastreo lo realizó la Unidad Antiterrorista de la Policía Federal y la SIDE, que obtuvo de Brasil y Paraguay miles de listados de llamadas salientes, que fueron cruzados con las entrantes en Buenos Aires y en los números sospechosos de la Triple Frontera. Uno de ellos es de Faruk Omairi, un próspero comerciante fundador de la mezquita de Foz do Iguazú y supuesto dueño de Turismo Piloto, según informes de servicios de inteligencia norteamericanos. Con los cruces telefónicos la SIDE hizo un cuadro al que accedió LA NACION.

Estos indicios hacen sospechar que la Triple Frontera fue utilizada como nexo para la organización y coordinación del atentado y que las comunicaciones con el Líbano e Irán para informar o pedir instrucciones se hacían mediante intermediarios afincados en la frontera caliente de las cataratas del Iguazú.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.