Historias que ayudan a entender el mundo

Daniel Dassein
(0)
14 de agosto de 2013  

¿Cómo pueden sobrevivir los diarios frente a Internet y a una juventud papirofóbica? ¿No resulta anacrónico un producto impreso, con varios cientos de años de edad, en una época en la que la tecnología inunda el mercado con innovaciones? ¿Qué lugar hay para los diarios? La primera sorpresa que nos depara una radiografía del sector es que el presente no responde a las visiones apocalípticas arraigadas en el imaginario social. Cada día se vende un promedio de 500 millones de ejemplares en el mundo.

El problema surge cuando sacamos de la ecuación a Asia, que tiene dos tercios de la circulación mundial, y a América latina, regiones en las que las tiradas han subido de la mano de su crecimiento económico y de la ampliación de sus clases medias. En Europa y Estados Unidos la caída de los diarios ha sido abrupta. Y muchos creen que esa declinación marca la tendencia de la industria a nivel global.

Los diarios que mejor navegan la tormenta son aquellos que han logrado transformarse en usinas de procesamiento de información y de generación de análisis para llegar adecuadamente a sus audiencias con productos segmentados y en diversos soportes. El arancelamiento parcial de la web de The New York Times es un modelo exitoso de monetización.

La innovación es imprescindible ante los vertiginosos cambios que se viven. Pero preservar algunas viejas bases del oficio puede hacer que las empresas periodísticas tradicionales se conviertan en una guía para el ciudadano en una época tan turbulenta. En el análisis, la contextualización, la jerarquización y la anticipación de las noticias los diarios tienen su gran oportunidad. Deben aggiornarse, pero simultáneamente seguir haciendo lo que mejor saben hacer, que es narrar con una profundidad y una estética que los otros medios no pueden lograr. Y, en definitiva, darle al lector lo que todo hombre quiere: una buena historia para tratar de comprender y asimilar el mundo en el que vive.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.