Ceremonia sin precedente en 2000 años. Histórico: la Iglesia pide perdón por sus pecados