Opinión. Hoy no podría edificarse más rápido