Hubo 15 detenidos por raptos exprés

Operaban en una villa del conurbano
Ramiro Sagasti
(0)
6 de mayo de 2003  

LA PLATA.- Según informó la policía bonaerense, cayó una banda de delincuentes había cometido nueve secuestros tipo exprés en el norte del conurbano, desde el 25 de marzo hasta el 30 de abril últimos. Las mismas fuentes agregaron que la organización fue desbaratada durante una decena de allanamientos realizados ayer en una villa de emergencia del partido de San Martín, que concluyó con diez detenidos: ocho varones y dos mujeres.

Fuentes de la investigación dijeron a LA NACION que nueve de las personas aprehendidas tienen entre 15 y 20 años; de éstas, cinco son menores de edad. La detenida número diez es una mujer de 36 años. Los pesquisas prefirieron no divulgar, por el momento, los nombres de los presuntos secuestradores.

Los mismos informantes dijeron que el juez federal de San Isidro Roberto Marquevich había ordenado la captura de doce personas. Es decir, dos delincuentes evitaron ser arrestados. Se cree que uno de ellos es menor y que el otro tiene 18 o 19 años. Hasta el cierre de esta edición continuaban prófugos, según las fuentes consultadas.

Los procedimientos fueron efectuados ayer a la madrugada en la villa Hidalgo, en el partido de San Martín, por personal de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro, que conduce el comisario inspector Hugo Fernández.

En algunas de las viviendas, la policía secuestró varias armas de fuego de diverso calibre (entre ellas, una escopeta), municiones, capuchas, vendas, cadenas, teléfonos celulares y vehículos. Uno de éstos, un automóvil bordó, habría sido usado por los maleantes para dar los golpes.

Las fuentes no proporcionaron detalles de los elementos secuestrados porque aún deben realizarse los reconocimientos de objetos por parte de las víctimas y los testigos.

Además, se inspeccionaron dos casillas en las que la banda mantuvo a sus víctimas en cautiverio. Fueron encierros breves, dijeron los investigadores, porque los delincuentes se dedicaban a los secuestros exprés.

"Esas casillas son muy precarias, no pertenecen a nadie y, para tener luz, alguien había hecho una conexión ilegal", dijo una fuente con acceso al expediente.

También durante los allanamientos hablaron dos testigos, cuyas identidades no trascendieron, que dijeron haber visto en dos oportunidades cómo la banda liberaba a sus víctimas.

Modus operandi

Los investigadores consultados por LA NACION dijeron que los detenidos no están vinculados con el secuestro de Florencia Macri, liberada ayer en el partido de Moreno. También descartaron que fueran los mismos que raptaron, el 2 y el 3 del mes último, al ingeniero Rodrigo Rodríguez Varela y a Gisella de Casese, liberados el jueves último.

"Estos casos no se corresponden con la manera de operar que tenían los detenidos, que no poseían infraestructura para mantener mucho tiempo en cautiverio a sus víctimas. Actuaban rápido, e incluso si se complicaba el cobro del rescate preferían liberar a la víctima y perder el dinero", dijo un investigador.

La fuente agregó que la banda prefería dar los golpes durante la semana y disfrutar de las ganancias los fines de semana en alguna bailanta del conurbano. Eso es lo que hicieron sus integrantes el fin de semana último.

Los investigadores establecieron tras los trabajos de inteligencia que era la misma organización delictiva la que había cometido todos los raptos, pues detectaron patrones comunes en los diferentes hechos, como el lugar de cautiverio y la zona elegida para las liberaciones. Además, en muchos casos se usaron los mismos teléfonos celulares.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.