Suscriptor digital

Hubo más de 170 alumnos y docentes afectados por gastroenteritis

Durante este año, se registraron dos brotes en Núñez y Parque Patricios
Fabiola Czubaj
(0)
6 de noviembre de 2018  

Hace dos años, LA NACION publicó sobre 13 brotes de gastroenterocolitis en escuelas y jardines públicos y privados de la ciudad. En ninguno de los casos, la investigación epidemiológica determinó qué germen afectó a 165 chicos y docentes. Este año, solo en dos brotes enfermaron más de 170 alumnos, docentes y familiares.

El 2 de agosto pasado, más de 20 niños de uno y 2 años, y cuatro docentes de un jardín maternal estatal de Vuelta de Obligado al 3500, en Núñez, volvieron a casa con vómitos y malestar estomacal, entre otros síntomas. Otros tres chicos habían pasado por lo mismo tres días antes.

A las dos semanas, hubo otro brote de gastroenterocolitis en un colegio privado de la avenida Caseros al 2700, en Parque Patricios: afectó primero a 99 chicos y tres docentes del jardín, seguidos de por lo menos tres chicos de primaria. Tuvieron vómitos, diarrea y fiebre. Algunos contagiaron a padres y hermanos. Hubo un caso de síndrome urémico hemolítico (SUH), una enfermedad de transmisión alimentaria (ETA) que causa la Escherichia coli.

En lo que va del año, en tanto, el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica registra la notificación porteña de dos brotes de ETA con 173 afectados, incluidos tres internados. La Ciudad también informó un brote de gastroenterocolitis virales con 25 personas involucradas y dos internadas.

En diciembre pasado, la Agencia Gubernamental de Control (AGC) le entregó a LA NACION 81 informes de inspección a 24 empresas concesionarias del servicio de comida a las escuelas. Los inspectores concurrieron a las empresas "por orden de la superioridad de la Dirección de Higiene y Seguridad Alimentaria (Dghysa)" de la AGC.

Describen lo que observaron en las instalaciones, incluidas las prácticas de manipulación de los alimentos, las obleas de limpieza de los tanques, las temperaturas de las heladeras o las libretas sanitarias del personal, entre otras características.

Pero no se menciona el control con hisopados de las superficies, como las mesadas o las manos de los empleados, para identificar gérmenes que causan enfermedad. En la avenida Directorio 7042, la firma Ferrarotti estaba cerrada en las dos inspecciones anuales. "Da la impresión que hace mucho tiempo que no hay actividad, porque hay suciedad en la vereda y hay tierra y telarañas en la persiana", se informó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?