El secuestro de Cristian Ramaro: contactos con los delincuentes. Hubo una llamada más, pero exigen aún US$ 400.000