Ibarra pide más tiempo para su defensa

Solicitó hasta el 16 del mes próximo
Laura Rocha
(0)
26 de agosto de 2005  

El jefe de gobierno porteño, Aníbal Ibarra, pidió una prórroga de 15 días hábiles para efectuar su descargo por el proceso de juicio político que le inició la Legislatura. Ibarra, que había sido citado para acudir hoy a las 10, presentaría los argumentos de su defensa el 16 del mes próximo, si la comisión investigadora de la Sala Acusadora acepta la solicitud.

La decisión se conocerá hoy, después de la reunión de esa comisión, que primero analizará la indicación del Tribunal Superior de Justicia porteño de suspender provisionalmente el juicio político que la Legislatura abrió contra la síndica general de la ciudad, Marcela Sánchez de Bustamante.

Anoche, fuentes legislativas aseguraban que el pedido del jefe de gobierno sería aceptado, como también sería acatada la orden judicial hasta que se resuelva la cuestión de fondo, o sea, si existe conflicto de poderes porque la Legislatura no podría remover a la síndica.

Entre los motivos del pedido de la prórroga, Ibarra consignó -en la nota a la que tuvo acceso LA NACION- "la cantidad de legajos por leer y analizar y la necesidad de garantizar el principio constitucional del derecho de defensa en juicio. Son 12 imputaciones; buscar los elementos que se relacionan con cada una, leerlos, analizarlos y escribir el descargo no puede hacerse en poco tiempo. No se trata de cualquier proceso, sino del juicio político a la máxima autoridad de la ciudad".

En el documento, dirigido a Marcelo Godoy, presidente de la comisión investigadora, el jefe de gobierno solicita los 15 días hábiles a contar desde hoy: "Ello es así porque el primer plazo debería vencer el lunes 29 y no el viernes 26 [por hoy], ya que sólo fui notificado del traslado el viernes 19, a las 20".

En el recinto

Asimismo, muchos legisladores porteños mostraron ayer su inquietud por la decisión del máximo tribunal porteño y la actitud del jefe de gobierno, que firma la medida cautelar interpuesta en defensa de la síndica. "Ibarra se sigue comportando como un abogado sacapresos. Hace hincapié en los procedimientos y sobre las imputaciones es incapaz de contestar nada. Y, al apañar a una funcionaria que aceptó haber incumplido sus deberes, agrava su propia situación", sostuvo Milcíades Peña (Confluencia).

Llamó la atención el kirchnerista Helio Rebot, que habló por el Frente para la Victoria, hasta ahora aliado de Ibarra. "Me parece curioso que el jefe de gobierno reivindique que sólo él puede destituir a la síndica y no lo haga, luego de que ella admitió haber incumplido sus deberes. Evidentemente, le importa un bledo que sus funcionarios cumplan la ley", dijo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.