Por la ciudad. Ibarra y las dos justicias