srcset

Historias que inspiran

Identidad: pese a la tenaz búsqueda, no pudo conocer a su padre y ahora intenta con su hermana

Alejandro Horvat
(0)
21 de agosto de 2019  • 17:20

Durante muchos años, en la vida de Lucas Cutro su padre fue nada más que un nombre, una nacionalidad, un oficio y un posible paradero. "Se llama Edmundo Flores, nació en Montevideo, Uruguay, es mecánico y creo que vive en Australia, eso es todo lo que sé", le dijo Olga Cutro, su madre, cuando él le preguntó por aquel hombre que ella conoció en los 90 y luego se convirtió en un misterio.

Esa charla fue en 2012, cuando él tenía 18 años. "A esa edad, en la que uno empieza a salir al mundo, sentí la necesidad de conocer a mi padre. Creo que ese fue el puntapié para empezar a cuestionarme quién era y dónde estaba mi papá. Con mi mamá vivíamos en piloto automático, había que concentrarse en pagar las cuentas, no había tiempo para estas cosas", dice Lucas, hoy de 25.

Lucas Cutro, de 25 años, buscó durante años a su padre. Ahora quiere encontrar a su hermana para recomponer su familia paterna
Lucas Cutro, de 25 años, buscó durante años a su padre. Ahora quiere encontrar a su hermana para recomponer su familia paterna Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo

Nació en Ciudadela, en una casa discreta cerca de Fuerte Apache, donde hoy está ubicado el Acceso Oeste. Olga, hoy una jubilada de 63 años, era encargada en un edificio de la zona y también trabajaba como empleada doméstica. Así lo conoció a Edmundo Flores. Ella limpiaba el edificio donde él vivía y a raíz de ese vínculo tuvieron una relación fugaz que derivó en un embarazo de mellizos. Uno de ellos fue Lucas. El otro bebé, su hermana, murió 40 minutos después del parto. "Apenas nací perdí a una persona que hubiera sido una gran compañera para buscar a mi viejo".

Lucas estudió en el colegio la República Francesa de Liniers, luego pasó por la escuela de Vélez Sarsfield y terminó sus estudios en la Inmaculada de Ciudadela. En paralelo, a los 16 años, empezó a trabajar en una cadena de comida rápida. Cuando terminó el secundario decidió estudiar marketing, una carrera que dejó para formarse como coach ontológico: "Esta es una carrera que invita a la transformación personal, cuestionando nuestras creencias, paradigmas y, a partir de ello, construir el camino que querés para tu vida".

A los 20 años entró a trabajar en un banco. Según dice, siempre tuvo facilidad con los números y la tecnología. "Luego de pasar la entrevista laboral en el banco, sabía que iba a trabajar con la base de datos de clientes. A partir de ese momento, lo único que me interesó fue el hecho de tener acceso a esos datos para ver si podía encontrar a mi papá".

Lucas Cutro, de 25 años, buscó durante años a su padre. Ahora quiere encontrar a su hermana para recomponer su familia paterna
Lucas Cutro, de 25 años, buscó durante años a su padre. Ahora quiere encontrar a su hermana para recomponer su familia paterna Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo

Buscó Edmundo Flores entre los clientes del banco y, nada. Fue a consultar en la embajada uruguaya y, nada.También publicó un video en Facebook que tuvo 15.000 likes y casi un millón de reproducciones. Lo llamaron de diarios y radios uruguayas para ayudarlo en su búsqueda, pero Edmundo Flores insistía en no ser más que un nombre, una nacionalidad, un oficio y un posible paradero en Australia.

"Después de todo lo que había hecho, y como no había logrado saber nada sobre él, me frustré mucho y abandoné la búsqueda. Ahora que lo veo a la distancia, creo que cuando uno está en una búsqueda de este estilo, hay que saber agradecer los pocos o muchos avances. Hay que entender que uno siempre está en el mejor momento de la búsqueda, sea porque encontraste algo, o porque descartaste otra cosa que no servía".

Luego de frenar la búsqueda por casi dos años, Lucas decidió retomarla, esta vez, pidiéndole ayuda a su madre. Recorrieron juntos todos los talleres mecánicos de Ciudadela buscando a "El Nene", que era el apodo de su padre. Fueron al edificio donde Olga lo conoció, pero en el barrio, preguntar por El Nene o Edmundo Flores, no les trajo ninguna respuesta. Entonces redireccionó su búsqueda de Ciudadela a Australia.

Lucas Cutro, de 25 años
Lucas Cutro, de 25 años Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo

"Me bajé bases de datos de Australia y llamé a todos los Edmundo Flores que vivían ahí, no encontré a nadie que me diera una pista concreta, pero todos los datos que había recopilado los junté con los del banco y apareció un Walter Edmundo Flores Sosa. Saqué su mail, lo busqué por Facebook y le escribí explicándole mi situación. Él me pasó su teléfono, lo llamé y me preguntó si yo estaba buscando a El Nene. Cuando me preguntó eso me quedé en estado de shock. Fue una charla corta, en la que me dijo que él era el hermano de mi padre. Me dijo que mi viejo había fallecido en 2001. Yo estaba en el trabajo, me senté en un sillón y me puse a llorar. Sentí felicidad y tristeza al mismo tiempo".

A las tres horas, Walter Edmundo Flores Sosa, su flamante tío, lo volvió a llamar. Le contó más sobre su familia. Le dijo que en la década del 60 había facilidades para que los uruguayos emigraran a Australia y eso fue lo que hizo su padre. El dato que más le llamó la atención es que se había ido con su esposa e hija: es decir, Lucas tiene una hermana. "Se llama Alicia Tania Flores Tort y debe tener entre 55 y 60 años. Mi papá a principios de los 90 volvió a la Argentina, fue el momento en el que conoció a mi madre, y luego se volvió a ir. Tengo entendido que mi hermana siempre se quedó en Australia".

Fue una charla corta, en la que me dijo que él era el hermano de mi padre. En esa charla mi dijo que mi viejo había fallecido en 2001. Yo estaba en el trabajo, me senté y me puse a llorar
Lucas Cutro

Lucas decidió viajar a Uruguay para reconstruir su historia. Su tío le dio información acerca de donde vivió su padre, el lugar en el que se casó y hasta el cementerio donde lo enterraron. "Lo primero que hice en Uruguay fue ir al cementerio del Cerro de Montevideo". Al llegar, caminó hacia la placa que le pondría punto final a la búsqueda. Su padre se fue cuando Lucas tenía 7 años, y él no llegó a tiempo para conocerlo en vida. Un desencuentro que, de algún modo, terminó aquel día.

"Frente a la tumba de mi viejo lloré mucho. Le agradecí, porque mi experiencia, estoy seguro de que a muchas personas les va a servir. Aprendí a transitar el dolor y a tener otra actitud frente a la vida. La búsqueda de papá la tomé como un proyecto de vida y uno, además, tiene que ser neutral frente a la historia de los padres. Ver esa placa fue un alivio. Yo tenía un gran vacío, pero ahora se de dónde vengo. En un futuro quiero tener mi propia fundación para ayudar aquellos hijos que buscan a sus padres".

Ahora Lucas trabaja en una empresa vinculada a la industria de la tecnología y las finanzas. Además, tiene una nueva misión que surgió a partir de la búsqueda de su padre: está tras el rastro de Alicia Tania Flores Tort. Lo único que sabe es que, probablemente, viva en Australia. "Todavía no la pude contactar. Quiero conocerla para saber más sobre una parte de mi familia paterna. Tal vez ella no sabe lo que pasó entre nuestro padre y mi mamá. Pero bueno, me gustaría que sepa que del otro lado del continente tiene un hermano con ganas de conocerla e intercambiar historias".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.