Impericia, sequía y negligencia originaron los nuevos focos