Impugnan un peritaje clave

(0)
13 de mayo de 2003  

Ya en tiempo de descuento, mientras el juez de Garantías de San Isidro Diego Barroetaveña estudia la causa para determinar si hay elementos como para dictar la prisión preventiva de Carlos Carrascosa por el crimen de su esposa, María Marta García Belsunce, la defensa del detenido le pidió que declare nulo un peritaje clave para la fiscalía y que no sea considerado para el estudio del futuro del acusado.

Los abogados Marcelo Nardi y José Licinio Scelzi dejaron ayer un escrito en los tribunales de San Isidro donde argumentaron que los recipientes con las muestras de piel del cuero cabelludo de la víctima peritados tenían los lacres violados al momento del comenzar el estudio. Dijeron que se alteró la cadena de custodia de la prueba cuando esos frascos salieron de la Gendarmería Nacional y llegaron al cuerpo pericial de la Suprema Corte de Justicia bonaerense.

Los estudios determinaron que en ese rastro de piel, identificado con la letra D, se detectó la presencia de ciano. Los expertos concluyeron que en el contexto de la pregunta del fiscal, acerca de si había rastros de pegamento en las muestras, el ciano podría corresponder a un elemento que contenga cianoacrilato, es decir el compuesto de La Gotita.

Pero los defensores y los familiares indicaron que el ciano es un elemento que también aparece en el champú contra la pediculosis que usaba la víctima, en el baño electrolítico de las patillas de sus anteojos, en las almendras que componen algunos champúes, en el fulminante de los proyectiles y en la soldadura con que se selló el féretro.

Expertos químicos de parte están elaborando un informe con el detalle de estos componentes para agregarlo al expediente que estudia Barroetaveña. El juez tiene plazo hasta el jueves para decidir si avala el pedido del fiscal Diego Molina Pico para dictarle la prisión preventiva a Carrascosa, que incluye, entre otras pruebas de cargo, las conclusiones de este estudio que ahora la defensa pretende que no sea tenido en cuenta.

Los defensores esgrimieron para ello los mismos argumentos que desarrollaron en la denuncia penal presentada ante el fiscal de Pilar Eduardo Vaiani. Allí manifestaron sus sospecha acerca de que esas muestras pudieron haber sido violadas.

En esa causa, el fin de semana declaró como testigo el comisario (R) de la Policía Federal Eduardo Russo, que fue uno de los peritos de parte de la defensa. El policía dijo que su misión era asegurar la custodia de los elementos sometidos a peritajes y señaló que antes de que comenzaran a ser estudiados los frascos estaban abiertos.

No obstante, el peritaje se realizó y luego de conocerse las conclusiones fue impugnado en un acta separada.

Mientras, se siguen desarrollando en La Plata los estudios genéticos para completar las cadenas de ADN sobre las manchas halladas en la escena del crimen. El viernes, tras el fallo de Barroetaveña, los expertos tendrán un nuevo resultado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.