srcset

Villa Carlos Paz

Inauguran en Córdoba el primer alojamiento gestionado por jóvenes con Síndrome de Down

Gabriela Origlia
(0)
21 de marzo de 2019  • 09:56

CORDOBA. Argentina tendrá su primer alojamiento gestionado y atendido totalmente por chicos con Síndrome de Down. Inaugurará este jueves en Costa Azul, en las cercanías de Villa Carlos Paz . "Albergo Ético" tiene espacio para una docena de personas y los cinco jóvenes que el año pasado realizaron una experiencia de aprendizaje en un hotel serán los tutores de otros siete que se incorporan ahora. La apertura coincide con la celebración del Día Mundial del Síndrome de Down.

El italiano Mauro Dagna es el impulsor de la iniciativa y, cumplida esta etapa, proseguirá su viaje en moto por el mundo difundiendo la idea que nació en su país hace siete años. El objetivo no es sólo que los chicos con Síndrome de Down aprendan un oficio y trabajen sino que tengan una "academia de la independencia", un espacio donde aprender a valerse por sí mismos en distintas actividades cotidianas.

Todos participan de las tareas, y aprenden a hacer todos los trabajos necesarios en el alojamiento
Todos participan de las tareas, y aprenden a hacer todos los trabajos necesarios en el alojamiento

Sonia, Gabriel, Daniel Lautaro y Natalia son ahora los cinco tutores de los nuevos ingresantes. Ellos cumplieron su capacitación en el hotel "El Cid" de Villa Carlos Paz que, en 2018, abrió sus puertas para el proyecto que se desarrolló bajo el programa Promover del Ministerio de Trabajo. Ahora, serán las mismas becas ($3000 mensuales) las que tendrá Fundación Unidos por la Inclusión Social (Upis) para los 12 jóvenes.

Rocío, Candelaria, Belén, Gastón, Germán, Juan Carlos y Antonio iniciaron el proceso que podrá extenderse hasta dos años y ahora, cuando haya habitaciones del alojamiento vacías, podrán usarlas como una "vivienda compartida" en la que hacer la experiencia de la "independencia".

Lucía Torres, mamá de Bruno de 11 años con síndrome de Down, y creadora de Upis, es quien queda como responsable final del proyecto. Cuando se terminaron las pasantías, fue quien buscó el nuevo espacio para instalar el alojamiento. Por ahora, no pueden usar el nombre de "hotel"; los pasajeros harán una contribución voluntaria (habrá un mínimo) para poder pagar los gastos fijos y, con el excedente, mejorar los ingresos de los jóvenes.

El proyecto intenta repetir el éxito logrado por su par italiano
El proyecto intenta repetir el éxito logrado por su par italiano

"Estoy re contenta porque ahora estamos enseñando de todo un poco; el albergue va a quedar lindo y va a venir gente", se entusiasma Natalia. Ellos mismos, acompañados por voluntarios, se encargaron de acondicionar las instalaciones. Empresarios y amigos donaron los muebles y los electrodomésticos para que los visitantes tengan todas las comodidades.

La academia de la independencia

A Sonia, la mayor del staff con 41 años, le preocupa que los nuevos chicos aprendan a ordenar: "Quiero que acomoden bien; soy muy estricta, no me gusta que quede desordenado, que hagan las cosas con mala gana". Dice que le "entusiasma" enseñar y que otros "hagan la experiencia porque yo la viví; como ya estamos preparados es hora de traspasar y hay que hacerlo con mucha paciencia, porque para ellos todo es nuevo".

El nuevo alojamiento tiene tres habitaciones triples y una matrimonial con espacio para un menor. Ofrecerá pernoctación y desayuno. Los integrantes del equipo están organizados en tres turnos para cubrir de 8:30 a 20:30 y ya están pensando en uno nocturno. En cada segmento hay un tutor y –al igual que hicieron los chicos que hoy enseñan- "todos deben aprender todo".

Para Dagna este "nuevo paso" en la experiencia es superador del anterior porque el espacio permitirá hacer lo que en Italia denominan "academia de la independencia" que apunta a gestionar sus propios espacios de vida. "Para los que hicieron la primera etapa implica un desafío nuevo, como es manejar los problemas derivados del enseñar; ahora manejan sus saberes, sus tiempos y comparten con pares lo que aprendieron".

Germán tiene 29 años y llega al albergue después de una experiencia laboral en una ONG: "Hacía mantenimiento; arreglos. Ahora empecé con eso y voy aprendiendo muchas cosas que se van sumando a las que ya sabía". Para Belén, de 21 años, es su primera experiencia laboral. "Terminé el secundario y estoy muy contenta; me gusta todo lo que aprendo y espero que venga mucha gente".

EN Asti (Italia), el albergo ético es una cooperativa integrada por cinco empresarios y cinco jóvenes con síndrome de Down. Con el aporte de una fundación privada pudieron reformar un edificio de 20 habitaciones para huéspedes y cuatro para la academia de la independencia. El objetivo final de Torres es que en Córdoba también terminen teniendo un hostel "propio", calificado como tal. "Este es el escalón intermedio; seguiremos avanzando hacia esa meta", afirma ella.

Cambiar la mirada

Un grupo de padres de personas con SD, conscientes de los prejuicios que afectan la integración de sus hijos en la sociedad, armó un emotivo video que rápidamente se volvió viral.

Cambiemos la mirada

00:59
Video

El video llama la atención sobre 10 típicos prejuicios acerca del Síndrome de Down y, para cada uno, tienen ejemplos de historias de vida que muestran que se trata simplemente de eso: un prejuicio. El mismo termina con "Mi Hijo También Puede" y una invitación a cambiar la mirada acerca de las personas que padecen SD y celebrar la diversidad usando medias diferentes, mañana 21 de marzo, en el Día Mundial del Síndrome de Down. "Síndrome de Down no es lo que soy; es lo que tengo", es la columna vertebral de la campaña que muestra el video.

Entre las celebridades e influencers que ya se sumaron a la campaña se encuentran Cris Morena, Adolfo Cambiaso, Falcao, Juan Jose Mendez, Gonzalo Pieres, Pablo Mac Donough, Juan Marin Neto, Maria Vazquez, Benja Amadeo, Pedro Alfonso, Belu Pouchan,Bernardita Siutti, Rocio Cale, Agustina Attias, Mami Albañil, OrganizarteOmm, Mind the Gap chica, entre otros.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.