Indagarán al juez Muratorio por abuso de autoridad

Ordenó un allanamiento en una fiscalía
(0)
15 de diciembre de 2001  

El juez de instrucción Ismael Muratorio experimentará pasado mañana la sensación de estar del otro lado. Será indagado por abuso de autoridad por haber dispuesto en abril último un allanamiento en la Fiscalía de Circuito de Saavedra para secuestrar un registro de sospechosos que, en rigor, siempre estuvo a su disposición.

La jueza correccional Ana María Bulacio Rúa pudo convocar a declarar a su par como imputado gracias a la ley de fueros, que aprobó el Congreso a fines de 2000 luego del escándalo por los presuntos sobornos pagados en el Senado a cambio de la ley de reforma laboral. El lunes se aplicará por primera vez con un magistrado, precisaron fuentes judiciales.

Según la norma, Muratorio podría ser procesado e incluso condenado a una pena que no implique su detención, sin perder sus fueros.

Igual que en las otras tres oportunidades en las que LA NACION se ocupó del caso, el juez Muratorio prefirió el silencio antes que dar su versión sobre lo ocurrido. "Ya se retiró, pero no quiere hacer comentarios", respondió ayer por la tarde el hombre que atendió el teléfono en el despacho del magistrado.

Sin precedente

La causa contra Muratorio comenzó con una denuncia del fiscal de instrucción José María Campagnoli y los secretarios de la dependencia allanada el 28 de marzo último, Ignacio Irigaray e Ignacio Rodríguez Varela.

Los funcionarios consideran que el procedimiento, un hecho que, según fuentes del ámbito, no registra antecedente en la historia judicial argentina, fue "un claro ataque a la independencia del Ministerio Público".

La Sala VI de la Cámara del Crimen también concluyó que el allanamiento dispuesto por Muratorio y realizado por el comisario Orlando Oliverio fue ilegal, contrariamente a lo sostenido por el juez ahora investigado.

Por eso, el 31 de agosto último los camaristas Carlos González, Luis Ameghino Escobar y Carlos Elbert declararon la nulidad del procedimiento y ordenaron la devolución del libro fotográfico secuestrado.

Elbert, en su voto, también pidió que se investigara al juez para decidir eventuales sanciones. El Consejo de la Magistratura analiza si la conducta de Muratorio es causal de juicio político.

Es que Muratorio no ordenó el allanamiento porque hubiera una denuncia contra el fiscal Campagnoli, los secretarios o algún empleado de la oficina que funciona en Arias y Machain, sino para secuestrar un registro digital de sospechosos que los funcionarios de la fiscalía confeccionaron con fotografías que les enviaba la propia Policía Federal cada vez que detenía a un supuesto delincuente en los barrios de Belgrano, Núñez y Saavedra, donde ellos tienen jurisdicción.

El procedimiento fue ordenado en una causa en la que se investigaba el robo al taxista Alejandro Antonio Franco, que el 2 de diciembre de 2000 perdió su auto, un reloj y su billetera con 60 pesos cuando tres hombres lo asaltaron en Cabildo y Juramento. El juez Muratorio no quería que la víctima intentara identificar a sus asaltantes con el registro de imágenes de la fiscalía en la dependencia judicial (como había pedido Campagnoli y ocurría en todos los casos), sino que pretendía que el trámite se hiciera en una comisaría.

La insólita disputa comenzó cuando Muratorio ordenó al comisario Oliverio, jefe de la División Individualización Científica de Personas, que pidiera a la fiscalía que remitiera a la policía el registro de sospechosos y Campagnoli, tras una consulta formal con la Secretaría de Política Criminal de la Procuración General, se negó a hacerlo.

En su respuesta a Muratorio, el fiscal aclaró que "el registro de imágenes del Ministerio Público está a entera disposición de todos los magistrados en la sede de la fiscalía de Saavedra".

Entonces, el juez no volvió a pedir las fotos y, en cambio, ordenó el procedimiento. Una decisión que lo obligará ahora a dar explicaciones ante la Justicia que él mismo integra.

Paso por paso

2/12/00 : el taxista Alejandro Antonio Franco fue asaltado en Cabildo y Juramento y denunció el robo ante la Justicia.

28/3/01 : el juez de instrucción Ismael Muratorio, que debía investigar el caso de Franco, ordenó el allanamiento de la Fiscalía de Circuito de Saavedra porque no quería que la víctima identificara a sus supuestos agresores con un registro digital de sospechosos en esa dependencia, sino que pretendía que se hiciera en una comisaría.

31/8/01 : la Sala IV de la Cámara del Crimen declaró la nulidad del allanamiento ordenado por Muratorio y ordenó la devolución del registro de sospechosos secuestrado a la fiscalía.

17/12/01 : Muratorio será indagado por abuso de autoridad por la jueza correccional Ana Bulacio Rúa. El juez fue denunciado por el fiscal José María Campagnoli y por los secretarios de la dependencia judicial allanada, que también investigaban el caso de Franco.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.