Indignación entre los vecinos de la familia