Infractor detenido por fumar era un narco buscado por la DEA

Fue arrestado en Recoleta tras protagonizar un incidente con la policía, que tras obligarlo a apagar un cigarrillo en un bar, descubrió que llevaba consigo un arma calibre 32 y una sustancia que parecía ser droga
(0)
16 de octubre de 2006  • 02:02

(Télam).- El hombre que hace dos semanas fue detenido en un pool del barrio de La Recoleta, por fumar un cigarrillo en un lugar prohibido, resultó ser un narcotraficante español buscado intensamente por la D.E.A de los Estados Unidos y la Interpol de su país.

El 4 de octubre pasado personal de la brigada de la comisaría 17a. detuvo a un hombre que minutos antes había fumado dentro del Pool "Bola 8", sito en Ayacucho, entre Las heras y Vicente López, lugar prohibido para fumadores tras comenzar a regir la Ley Antitabaco en Capital Federal.

El hombre, al ser identificado agredió a los policías con golpes de karate y puntapiés, y tras ser reducido se le incautaron una pistola calibre 7,65, drogas y tarjetas de créditos y un DNI falso.

El irascible fumador en esa oportunidad presentó un DNI a nombre de Juan Carlos Cataldo, argentino de 40 años de edad.

El individuo fue remitido a la comisaría 17a, y luego al Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción Número 34 a cargo del doctor Federico Salvá.

Como en un thriller de Hollywood. Pero la historia del fumador transgresor y violento, ducho en artes marciales por ser 5° dan de karate, se trasformó en una novela de ribetes cinematográfricos.

El hombre en cuestión resultó ser uno de los narcotraficantes más buscado por la D.E.A y policías de Europa.

El llamado Cataldo, en realidad es Joaquín Bujanda, ciudadano español, sospechado por la Justicia de varios países de Europa y de los Estados Unidos de haber contrabandeado desde la Argentina a España uno de los mayores cargamentos de cocaína en los últimos tiempos.

Bujanda, quien residía en una casa de la calle Manuela Pedraza al 1300, en Saavedra, operaba con distintos nombres, indicaron fuentes judiciales a Télam.

Por orden del Juez Salvá, el presunto narco quedó alojado en el penal de Villa Devoto, a la espera de su extradición España.

Lo que empezó como una causa por culpa del cigarrillo, tomó ribetes inesperados para Bujanda.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.