Crecen las denuncias. Intentan frenar los agravios en la Web