Internet, alcohol, drogas y rock & roll

(0)
14 de octubre de 2012  

Algo distingue a los actuales adolescentes de las generaciones pasadas. No se trata del tiempo que le dedican y la pasión que tienen por la música, ni de su relación con las drogas y el alcohol. Lo que los hace diferentes es que Internet es un eje central de sus vidas. Uno de los datos más reveladores que surgen de la encuesta de Poliarquía es el que muestra que el tiempo diario que los chicos le dedican a Internet (cerca de cuatro horas por día) casi duplica el tiempo que miran televisión. El 36% de los adolescentes está más de cinco horas por día conectado a la Web, mientras que sólo el 9% pasa ese tiempo frente al televisor. Otro dato característico de esta generación es el uso de las redes sociales: el 90% tiene un perfil en Facebook.

Para tener en cuenta la profundidad el fenómeno hay que considerar que la encuesta se realizó entre los jóvenes que festejaban el Día de la Primavera en espacios públicos de la ciudad. No se trata especialmente de chicos de clase media alta, que suelen festejar en ámbitos privados, sino que en su gran mayoría son chicos de familias de clase media baja o baja, que concurren a escuelas de gestión estatal (70%) y provienen del conurbano (63%). Varios motivos pueden explicar la democratización del acceso a Internet de estos jóvenes: el aumento del consumo de las familias en los últimos años, la facilidad de acceder a la compra de una PC, la expansión de las redes de Wi-Fi, y surgimiento de los teléfonos celulares con acceso a la Web . Pero un motivo adicional es clave: más de la mitad de los encuestados tiene una netbook y en el 60% de los casos fue provista por la escuela. Así, los programas de entrega masiva de netbooks por parte del Estado nacional y de la ciudad de Buenos Aires, a pesar de contar aun con dificultades en lo referido la capacitación de los docentes y a su utilización en el aula, poseen la enorme virtud de igualar las posibilidades de conexión a la Web entre los chicos de toda clase social.

Asimismo, es destacable la disociación que hacen los jóvenes entre el alcohol y las drogas. Los resultados del estudio muestran que la mitad reconoce como muy o bastante habitual el consumo de bebidas alcohólicas en su grupo de amigos, el 16% lo reconoce en relación a la marihuana, mientras que el consumo de drogas duras aparece como un elemento marginal, mencionado sólo por el 3%.

Pero, a pesar de que el consumo de drogas es muy inferior al del alcohol, consultados sobre el principal problema que los afecta, son seis veces más los adolescentes que mencionan a las drogas (36%).

Otro dato que se destaca de la investigación es que la música es un elemento que estructura la vida de los jóvenes. Asimismo, cuando se les pregunta a los chicos por un ídolo o referente, el 25% menciona a músicos y bandas.

Música, alcohol, drogas. Los temas de siempre bajo el nuevo formato organizador de Internet.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?