Israel, un socio estratégico para crecer

Su industria y la de la Argentina son complementarias. El desafío es concretar alianzas para alcanzar terceros mercados.
(0)
26 de marzo de 2007  • 01:30

Más que un país al que se le quieren vender nuestros productos, un socio para desembarcar juntos en terceros mercados. Así es como la Argentina ve a Israel, un país que en los últimos años se posicionó entre los primeros proveedores de tecnología agrícola, equipos de comunicación y médicos, software y que es líder en investigación y desarrollo científico. De todos modos, los números de Israel lo perfilan, además de como un hipotético buen socio, como un mercado atractivo por su demanda anual de importaciones que supera los 38.500 millones de dólares. "Israel es un país chico, que produce muy poco y compra mucho, con una economía muy abierta. Además tiene un enorme caudal de gente muy preparada y buenas universidades. Existen grandes posibilidades para hacer joint ventures en áreas como la biotecnología, investigación, y desarrollo en medicina, por ejemplo", explicó Miguel Kiguel, presidente de la Cámara de Comercio Argentino Israelí. El organismo, que fue fundado en 1948, agrupa a unas 80 empresas –muchas de ellas israelíes– y oficia de vínculo entre empresarios de ambos países que quieran establecer negocios. Gustavo Martino, director de Promoción de Exportaciones de la Cancillería, coordinó la misión comercial multisectorial que la semana pasada llevó a 25 empresarios argentinos a Tel Aviv. "Ellos están a la vanguardia en investigación y desarrollo tecnológico. La idea central del viaje era ver en qué áreas nos complementamos", explicó a La Nación durante una charla telefónica desde Israel.

Lea la nota completa el próximo martes en el suplemento Comercio Exterior

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.