Italia apuesta al regalo responsable

Buscan artículos ecológicos y aquellos que aseguren que no hay explotación infantil en su fabricación; la caída de las marcas
(0)
16 de diciembre de 2001  

ROMA.- Después de la tragedia del 11 de septiembre en Nueva York y en Washington -cuando terroristas seguidores de Osama ben Laden hicieron volar las Torres Gemelas y parte del Pentágono-, una Navidad distinta se vislumbra en la próspera Italia.

Los sondeos indican que los italianos, preocupados por la guerra en Afganistán y por la recesión que golpea a todo el mundo, gastarán menos, en unas fiestas marcadas por un espíritu de sobriedad y el "triunfo" de la familia, es decir, por las ganas de pasarla tranquilamente en casa, respetando el famoso refrán "Natale con i tuoi" (Navidad con los tuyos), "Pasqua con chi vuoi" (Pascua con quien quieras).

Además de la barbarie de las Torres Gemelas, del estado de máximo alerta ante posibles atentados terroristas en el período navideño -Roma y el Vaticano son considerados posibles objetivos, según recientes informes de inteligencia- y de los pronósticos sombríos por la baja del consumo, en Roma se respira el mismo, bellísimo, clima navideño de siempre.

Compras compulsivas

Sugestivas iluminaciones festivas por todos lados, luces decorativas que marcan una atmósfera especial, enormes árboles de Navidad y pesebres en sitios como el Vaticano, Piazza Venezia, Piazza del Popolo y Piazza di Spagna, y mucha gente con paquetes y bolsas, comprando compulsivamente, es el ambiente que se vive por estos días.

Aunque los sondeos indican que los italianos este año gastarán para los regalos no sólo 500.000 liras menos que el año anterior -233 dólares menos-, sino "que la cifra alcanzará a un millón" (466 dólares) -algo inaudito para los bolsillos argentinos-, por las calles esto no se nota en absoluto.

Ayer, por ejemplo, pese a la lluvia y al frío polar que castiga a la península, los romanos salieron en masa para cumplir con el "shopping natalizio".

Enfundados en tapados, camperones, bufandas, guantes y gorros de lana, muchos aprovechan el fin de semana -en esta temporada los negocios abren también los domingos- para ir tachando de la lista a familiares, parientes y amigos a ser homenajeados.

Techo de paraguas

En la elegante via Condotti, un techo de paraguas, llamaba la atención la cantidad de gente entrando en Gucci, Bulgari, Prada, Ferragamo o Armani, tiendas en cuyas vidrieras ni siquiera figuran los precios de los productos expuestos.

La escena parecía desmentir otro sondeo que indica que este año no debe reinar la ostentación debajo del árbol de Navidad, y que el "must" es regalar "no logo" -sin marca-.

Nada de grandes marcas, sino productos "politically correct", de esos que respetan al hombre y al ambiente, según dicen acá.

"El espíritu de esta Navidad es el de la neosobriedad o de la "new simplicity"", destacó Laura Laurenzi, periodista especializada en tendencias, que sostuvo que "después de la dictadura de las grandes marcas, el conformismo de las grandes firmas a toda costa, ahora se impone el regalo no logo".

Un regalo sin etiqueta o, en todo caso, con una tarjetita que indica el itinerario del objeto en cuestión y responde a preguntas básicas: de dónde viene, quién lo hizo, quién gana y cuánto.

Se apunta, en efecto, al "regalo responsable", que implica asegurarse de que no haya explotación infantil detrás del objeto adquirido (es decir, "no child labour"), o una agresión al ambiente (algo "ecológico" o con "fibras naturales").

Ayuda a refugiados

Un regalo que, si es una artesanía que ayudará a algún niño refugiado de algún país del Tercer Mundo, mejor. Tanto es así que no sorprendía ayer ver, cerca de Piazza del Popolo, a mujeres que compraban muñecas de trapo para en verdad adoptar un niño a distancia, en un puesto levantado por Unicef. La consigna es entonces no a lo superfluo. La tradicional corbata es vista como un regalo totalmente "out", y los monederos para guardar los nuevos euros, así como los libros, algo totalmente "in".

Harry Potter, un ídolo

Como en el resto del mundo, para los chicos Harry Potter es lo que se está vendiendo como pan caliente, mientras que para los grandes el furor es todo lo que tenga que ver con el islam y, desde hace unos días, "La rabbia e l´orgoglio" (La rabia y el orgullo), el último libro de la controvertida periodista italiana Oriana Fallaci.

Un libro que nació a raíz del extenso y polémico artículo que escribió para el periódico Corriere della Sera después de los atentados del 11 de septiembre, rompiendo diez años de silencio y que LA NACION también publicó en una serie de entregas.

Si se registra un cambio de tendencias en cuanto a los regalos, debido a la inseguridad implícita en la novedosa guerra al terrorismo y por la recesión mundial, no hay crisis que valga para el tradicional "pranzo" -comida- navideño.

El 90% de las familias, en efecto, seguirá gastando un promedio de 220.000 liras (poco más de 100 dólares) para la tradicional y copiosa comida navideña. Una cita impostergable prevista para el mediodía del 25 en casa con parientes y amigos, que implicará un gasto total de 2500 millones de dólares.

Además del tradicional "panettone" (pan dulce), el menú prevé alimentos tradicionales basados en productos típicos, con al menos cuatro platos (entrada, primero, segundo y postre), y buenos vinos tintos.

Como para demostrar que el tema de la comida no es para nada negociable, un enésimo sondeo indicó que uno de cada tres italianos decidió ponerse a dieta el mes último para poder excederse sin remordimientos durante las fiestas. Un período en el cual, el año último, el 56% de los italianos engordó dos o tres kilos.

¿Quiere saber más? En cualquier casa italiana que se precie de tal -especialmente en las ciudades pequeñas- las mujeres comienzan a cocinar con varios días de anticipación para parientes y amigos.

Los mejores vinos de los regios viñedos se guardan para Natale -Navidad- y los que tienen la suerte de ser invitados al pranzo deberán llevar, no sólo sus mejores galas, sino también aquellos bajativos que hagan posible soportar el día después.

Peligroso

  • ROMA (De nuestra corresponsal).- Una encuesta navideña arrojó resultados sorprendentes. Además de juguetes, el 38% de los niños italianos manifestó esperar como regalo "no encontrar chicos extracomunitarios en la escuela".
  • El dato surgió de un estudio realizado por la Sociedad Europea de Psicoanálisis. La organización destacó una "peligrosa inclinación racista" en los chicos de 7 a 16 años.

    La gran fiesta cristiana

    Navidad es la gran fiesta de los cristianos; en ella vivimos la inmensa obra de amor de nuestro Dios, que, siendo el Creador de todo el universo, se hizo el más pobre entre los hombres solamente para enseñarnos que lo importante no pasa por las posesiones, sino por lo que cada uno desarrolla en su interior. Por eso, una Navidad en tiempos de crisis me acerca mucho más a aquella que se vivió en Belén”, comentó la señora que se identificó como Genoveva, licenciada en sociología y madre de seis hijos.

    Ser optimista

    Las palabras paz y prosperidad fueron las elegidas por una lectora que ingresó al foro navideño de LA NACION LINE y que se identificó como Paz.

    Haciendo honor a su nombre, aprovechó para desear a todos los argentinos que están en el país, y también a los que viven fuera de él, “que Dios les brinde paz y prosperidad” y en especial “mucho optimismo para enfrentar la realidad”.

    LA NACION ofrece a los lectores un espacio para intercambiar mensajes de buenos deseos; la dirección es http://foros.lanacion.com.ar

  • LA NACION LINE

    En www.lanacion.com.ar/felicesfiestas es posible enviar tarjetas navideñas, compartir juegos interactivos, el humor de Nik y conocer las particularidades de los festejos en distintos países.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Sociedad

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.