La alerta que los dejó expuestos