La autodestruída obra de Banksy podría valer ahora el doble que la original