La avenida del Mar divide a Pinamar

Como las iniciativas de refacción son privadas, deberán ser evaluadas en una audiencia pública
Ángeles Castro
(0)
25 de febrero de 2004  

PINAMAR.- Nadie discute aquí que la avenida del Mar -la costanera de esta ciudad, tendida a lo largo de 4,5 kilómetros- luce desprolija y sucumbe ante el caos vehicular durante la temporada de verano, en los horarios de llegada y éxodo masivos de la playa. Pero sí existen posiciones encontradas respecto de cómo refaccionar la arteria para organizar la circulación de peatones, bicicletas y automotores.

Actualmente conviven dos proyectos urbanísticos con distintos planes de intervención sobre el camino, hoy de arena. Uno, denominado Paseo Costero, ya cuenta con el visto bueno del municipio e ingresó en el Concejo Deliberante. Otro, conocido como Paseo del Mar, acaba de ser presentado y lo analiza la comuna.

De todos modos, los temores generados el mes último por la posible toma de una decisión oficial que conforme a pocos parecen disolverse.

Como ambas iniciativas surgieron del sector privado, deberán ser sometidas a una audiencia pública, en la que la comunidad pinamarense tendrá la oportunidad de expresarse a favor o en contra de cada proyecto, e introducir modificaciones.

Rambla y asfaltado

La primera propuesta hecha pública para la refacción de la costanera pertenece a la firma Paseo Costero SA, de ahí el nombre que recibió el plan.

En rasgos generales, considera el tendido de dos calzadas de asfalto de 5,5 metros de ancho cada una (norte-sur, sur-norte), con cruces peatonales elevados en las bocacalles para facilitar el acceso público a los balnearios y disminuir la velocidad de los vehículos.

También incorpora -sobre el este, a lo largo de todo el frente marítimo- una senda peatonal elevada de madera, diseñada como una rambla de tres metros de ancho, que permitirá pasear a pie y obtener una singular vista de la costa. Del otro lado de la cinta de cemento, prevé la construcción de una vereda de cuatro metros de ancho. En tercer lugar, instala playas de estacionamiento entre la senda peatonal y la calzada.

"Este proyecto fue hecho para el hombre; para el peatón, el caminar y el disfrutar de la persona. Precisamente, el municipio avala la idea de sacar los estacionamientos improvisados a la vera de la avenida del Mar, que atentan contra el bienestar del peatón -dijo a LA NACION el secretario de Obras y Servicios Públicos local, Roberto Ferrarós-. Y apoya también la prioridad que esta propuesta, con la rambla elevada, da al turista o al residente que pasea a pie. Pero la comunidad, en audiencia pública, decidirá si le gusta el Paseo Costero, si no le gusta, qué queda y qué cambia."

El funcionario agregó que "el otro proyecto, en cambio, apunta al vehículo, porque elimina la senda peatonal", en referencia al plan alternativo presentado la semana última por el Grupo de Empresarios para el Desarrollo Turístico (GET) de Pinamar.

Alternativa

"Reducir todo a la senda peatonal no tiene asidero. Es más, nuestra iniciativa puede amoldarse a las observaciones que la gente nos acerque y llegar a incluir las terrazas de madera. Porque, en realidad, es un plan maestro para el circuito costero", respondió Darío Oliver, representante de la cooperativa Telpin en el GET y vicepresidente del grupo, integrado por 20 empresas pinamarenses.

Disconformes con la propuesta de Paseo Costero SA, los miembros del GET diseñaron otro modelo de intervención, bautizado como Paseo del Mar.

"Le daban un tratamiento limitado al perímetro de la avenida. Nosotros presentamos un proyecto integral, desde la calle Burriquetas (la paralela) hasta los balnearios. E inauguramos un diseño estéticamente más agradable y volcado a lo natural", explicó Oliver.

Los planos sólo contemplan una cinta asfáltica de 5,5 metros de ancho para el tránsito norte-sur, sin posibilidad de estacionamiento, sobre la vereda oeste. Una segunda vía, para la mano de circulación contraria, quedaría consolidada con elementos articulados para mantener las marcadas ondulaciones del terreno y rodear amplios espacios verdes, hoy inexistentes. "Intentaremos recuperar los médanos, fijarlos con las ondulaciones y la forestación", indicó Oliver.

Estacionamiento

Entre el muelle y la calle Tirrenes, el sector más angosto de la costanera, el proyecto prevé la construcción de estacionamiento subterráneo.

En cuanto a los balnearios, la gente del GET pretende ordenar con "islas de estacionamiento" la presencia de vehículos en sus accesos porque "la hojalata impide ver el mar". Y ejemplifican: "Lo último que queremos es un Punta Mogotes (el complejo marplatense). El otro proyecto plantea enormes estacionamientos con capacidad para 4500 vehículos".

Asimismo, planea replantear los paradores a medida que venzan las concesiones: "Deben ser reconstruidos con otros materiales más acordes con el espíritu de Pinamar", sostuvo Elsa Shaw de Canale, titular de Pinamar SA -que tiene la presidencia del GET- y nieta de uno de los fundadores de esta ciudad.

No hay fecha

  • PINAMAR.- Hasta ayer, la audiencia pública para definir el futuro de la avenida del Mar no tenía fecha, aunque versiones extraoficiales hablaban de fines de marzo o principios de abril próximos. Sólo después de que los proyectos sean tratados en esta instancia, el Concejo Deliberante local podrá aprobar los planos para mejorar el aspecto y la organización de la avenida costanera.
  • MÁS LEÍDAS DE Sociedad

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.