La basura y los chicos de la calle, en la agenda de Telerman

Cuál será su plan de gobierno hasta 2007
Laura Rocha
(0)
30 de marzo de 2006  

Colocar contenedores en algunas esquinas porteñas para mejorar el servicio de recolección de residuos, habilitar más paradores donde puedan pasar el día los hijos de cartoneros, aumentar el presupuesto para la urbanización de villas y desterrar los asentamientos, y encarar negociaciones políticas con el gobierno nacional para que la ciudad consiga finalmente su autonomía plena son los ejes de la gestión del jefe de gobierno, Jorge Telerman.

“A mí no me tienen que contar que la ciudad está sucia. Lo veo todos los días. Vamos a poner en práctica una prueba piloto con contenedores en las esquinas de la ciudad”, respondió Telerman, en una entrevista con LA NACION, cuando se le comentó que nadie parece hacerse cargo de los desperdicios que afean el distrito, aun después del paso de los basureros y de los barrenderos.

Instalado en su viejo despacho de vicejefe de gobierno, en el segundo piso del Palacio de la Ciudad, Telerman espera que los albañiles terminen de arreglar el que fue de Aníbal Ibarra para mudarse un piso más abajo. Lo usará, en principio, durante un año y nueve meses, que es lo que le queda de mandato. ¿Buscará su reelección?, le preguntó LA NACION después de que el funcionario enumeró la serie de obras que espera realizar. "No está en mi cabeza ni en la de ninguno de mis colaboradores. Recién ahora empezamos a probar si estamos a la altura [de las circunstancias] para gobernar hoy."

A pesar de que asegura que irá a fondo en la obtención de la autonomía plena del distrito -esto implica contar con policía y Justicia propias y con la totalidad del producido del juego en la ciudad-, a la hora de ponerse en la función de jefe de gobierno Telerman prefiere definirse como "un intendente".

"No es un juego de palabras. La figura principal de la ciudad de Buenos Aires tiene una doble agenda: la de la vida cotidiana, de intervención en los espacios públicos, en las plazas, en las escuelas, en los hospitales, y, paralelamente, poner las vara en el mediano y largo plazo", dijo.

Esa vara, según explicó, es el año 2010, el del Bicentenario. "Significa pensar cómo queremos ver la ciudad y cómo queremos que la vean. Pero para el corto y el largo plazo hay que empezar a trabajar hoy", sostuvo el funcionario.

-El contrato de recolección de basura empezó a funcionar hace más de un año, pero la ciudad sigue sucia. ¿De qué depende el cambio?

-De dos cosas: una, en pensar lo que hay que hacer en los modos de recolección. Estoy dispuesto a que pongamos en práctica, al menos en forma limitada, algo que muchos creemos que es más eficaz: el sistema de contenedores. Pero, además, tenemos que empezar a trabajar muy fuertemente en las conciencias de cada persona: lograr cambios de hábitos colectivos e individuales. Limpiar la ciudad es una obligación del gobierno de la ciudad, no ensuciar la ciudad es una obligación de los ciudadanos. Hay que trabajar en ambas cosas. La ciudad tiene que estar, en un plazo, ojalá que corto, mucho más limpia.

-¿Qué va a hacer la ciudad por los chicos de la calle?

-Bastante. Que la gran mayoría de los chicos proviene de la provincia de Buenos Aires, no es ni puede ser un justificativo [para no hacer]. Y si bien éste es uno de los fenómenos de las grandes ciudades que la contemporaneidad no ha podido resolver, no estamos satisfechos con los resultados. No puedo ponerme contento porque en vez de 800 hay 550 chicos en la calle. Por más que haya bajado el número, es escandaloso. No tiene que haber ninguno. Si un chico entra en la ciudad y sus padres vienen a hacer la tarea de recuperación de cartón, van a tener actividades paraescolares o recreativas. La manifestación del problema la vamos a asumir nosotros. Vamos a inaugurar un parador muy importante la semana próxima [en Flores].

-¿Cuál será la política respecto de las villas y los asentamientos?

-Hay que destinar más recursos en el plan de urbanización de las villas, para ir convirtiéndolas en barrios populares.

-¿Abarca todas las villas?

-Hay distintos tipos.

-La villa Rodrigo Bueno, que está en la Costanera Sur, por ejemplo...

-Eso no es una villa, es un asentamiento. Allí tenemos que recuperar el espacio público. El problema no es el tipo de vivienda, esas familias están en un lugar en donde no es posible la vida. Ahí hay planes sociales para la reubicación. En algunos lugares se va a continuar con obras de infraestructura y, en algunas otras, como el caso de la Villa 31, junto con la Nación, nuestro deseo es crear un barrio importante y lograr la integración total al tejido urbano.

-¿Las licitaciones del mobiliario urbano y el estacionamiento medido volverán a prorrogarse?

-Sobre el estacionamiento aún no tengo una definición. Hoy [por ayer] se produjo la nueva y última prórroga del mobiliario urbano. Se trata de la estética urbana, como mínimo, para los próximos diez años. Son varios problemas a la vez: es un problema de contaminación visual por un lado y de prestación de servicios por el otro. Es uno de los rasgos de personalidad de una ciudad. Esa cosa ecléctica de la propaganda tiene que ver con nuestra personalidad. La idea no es vaciar de ruido, lo que hay que hacer es poner orden a ese ruido.

-Respecto del juego en el distrito, ¿se replanteó alguna vez deshacer el convenio con la Nación, por el que se reparten las ganancias, siendo que la Constitución porteña dice que el producido del juego debe ser todo para la ciudad?

-En eso, como en los otros problemas [que incumben a la Nación y a la Capital], además de mi obligación, es mi convicción trabajar para la plena autonomía de la ciudad: desde la policía hasta el juego, la Justicia y la autoridad del puerto. En el tema del juego, al menos se empezó a cobrar un dinero que antes no se percibía. Hay mitad de la biblioteca que dice "lograron algo", la otra mitad dice "entregaron algo". La verdad es que se pasó de cero a algo. Si me preguntan si voy por más, sí, quiero todo.

-En Tucumán se prohibió el recital en Callejeros, ¿aceptaría que volvieran a tocar en la ciudad?

-Lo pensaría en ese momento, pero creo que ellos tienen una decisión de no tocar más en Buenos Aires.

-Usted ya ha anunciado que apuntará a un mayor desarrollo de la zona sur, ¿cómo puede lograrse eso a orillas del Riachuelo?

-Ahí hay que hacer más que anunciar.

-¿Cómo evalúa la ausencia de los referentes kirchneristas, anteayer, en la jura de sus ministros?

-Es un hecho que no tiene importancia. La semana pasada me reuní con ese bloque legislativo en la Ciudad y me expresó su apoyo.

-¿Le va a alcanzar el tiempo para hacer las cosas que enumeró?

-No. Las cosas de acción inmediata habrá que verlas todos los días, pero para las otras seguro que no. Hay que sentar las bases para que las continúe el que siga.

-...que podría ser usted...

-Es algo que no está en mi cabeza ni en la de ninguno de mis colaboradores. Sólo ahora nos empezamos a probar a ver si estamos a la altura [de las circunstancias] para gobernar hoy.

Definiciones

Basura

"Limpiar la ciudad es una obligación del gobierno porteño; no ensuciar la ciudad es una obligación de los ciudadanos. Hay que trabajar en ambas cosas. La ciudad tiene que estar, en un plazo, ojalá que corto, mucho más limpia."

Villas de emergencia

"Hay que poner más recursos en el plan de urbanización de las villas para ir convirtiéndolas en barrios populares. En el caso de la Villa 31, nuestro deseo es crear un barrio importante y lograr la integración total al tejido urbano."

Autonomía porteña

"Además de mi obligación, es mi convicción trabajar para la plena autonomía de la ciudad: desde la policía hasta el juego, la Justicia y la autoridad sobre el puerto". Es uno de los objetivos que quiere alcanzar durante su gestión hasta 2007.

¿Reelección?

"La candidatura a jefe de gobierno en 2007 es algo que no está en mi cabeza ni en la de ninguno de mis colaboradores. Recién ahora nos empezamos a probar a ver si estamos a la altura [de las circunstancias] para gobernar hoy."

Chicos de la calle

"Podemos hacer bastante. Por más que haya bajado el número, es escandaloso. Si un chico entra en la ciudad y sus padres vienen a hacer la tarea de recuperación de cartón, van a tener actividades paraescolares o recreativas."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.