El asesinato del periodista José Luis Cabezas. La calma que antecede a la tormenta