La ciudad de Buenos Aires atraviesa la segunda ola de calor del año