La demora del gobierno porteño en renovar contratos. La Ciudad no cumple muchas licitaciones en el plazo previsto