La comunidad de albinos en la Argentina: se juntaron gracias a Facebook y ahora pelean por una ley que los defienda