La crisis recortó el presupuesto porteño

La reducción del gasto público será de más de 200 millones de pesos y se debe a la fuerte caída en la recaudación fiscal
Cynthia Palacios
(0)
13 de diciembre de 2001  

La crisis llegó a las arcas de la Ciudad. El presupuesto para el año próximo, que fue presentado ayer a los legisladores porteños, prevé un recorte de más de 200 millones de pesos: será de 3112 millones de pesos, cuando el actual es de 3342 millones.

La caída en la recaudación -en octubre fue del 18 por ciento y en noviembre, del 15- obligó al secretario de Hacienda y Finanzas porteño, Miguel Pesce, a rediseñar las cuentas. A principios de octubre habían presentado un proyecto de presupuesto que rondaba los 3302 millones de pesos, que debió ser modificado.

A pesar de las desventuras económicas, la orden del jefe de gobierno fue clara: no quiso que disminuyeran las asignaciones para las políticas sociales ni las previsiones en políticas públicas y pidió que se mantuvieran las cuentas en equilibrio.

No se recortarán las asignaciones para Educación y Desarrollo Social. Aunque sí disminuirá la partida prevista para la Secretaría de Cultura. También bajarán los gastos en la Administración de Gobierno.

De todos modos, Educación y Salud siguen encabezando las prioridades de la gestión de Aníbal Ibarra: la primera representa el 28,8 por ciento del presupuesto y la segunda, el 27,43.

La reducción del total se debe, en gran medida, a la caída de la recaudación fiscal. A menor ingreso, menor gasto. Una ecuación que no puede expresarse en otros términos...

"La situación económica general por la que atraviesa el país a partir del segundo semestre de este año comenzó a afectar los recursos de la Ciudad de Buenos Aires -explicó Pesce-. Esto obligó a recalcular los ingresos para el próximo año, siendo necesario realizar un ajuste de aproximadamente 190 millones de pesos al proyecto de presupuesto ya enviado a la Legislatura."

Poco después de las 16, los 60 diputados porteños recibieron el proyecto de presupuesto para el año próximo. No fueron pocos los que se mostraron disconformes: los plazos para su evaluación y posterior sanción son bastante acotados.

La ronda de visitas de cada uno de los secretarios del gobierno de Ibarra comenzará en la mañana del lunes, con el jefe de Gabinete, Raúl Fernández, y el secretario de Hacienda y Finanzas. A la tarde desfilarán por la Legislatura las cinco subsecretarías de la Administración Gubernamental.

Plazos acotados

Así de intenso será el cronograma de reuniones. Y tan pocas hojas le quedan al calendario que el secretario de Justicia y Seguridad, Facundo Suárez Lastra, los representantes de la Legislatura y los organismos de control deberán presentarse el sábado.

Una de las más optimistas de la Comisión de Presupuesto fue la frepasista Sandra Dosch: dijo que una vez que la comisión elabore la redacción final del proyecto, intentarán votarlo el lunes 31. "Si bien aparece un importante recorte en función de la baja en la recaudación impositiva pronosticada para el próximo año, el ajuste no afecta en gran medida el gasto social", agregó.

Menos confiada se mostró la justicialista Silvia Gottero. "La Alianza quiere votarlo antes del 31, pero en la práctica no llegamos a tiempo con esta cabalgata que nos obligan a hacer -se quejó-. Con dos secretarías por día, no se puede ahondar mucho en las necesidades de cada una..."

"Tratar una ley tan delicada con tamaña ligereza puede tener consecuencias graves para la economía de la Ciudad y sus principales actores; ciudadanos, empleados, proveedores y contribuyentes", agregó el justicialista Jorge Argüello.

Prioridades

Algunos de los principales objetivos que se propone el Plan General de Acción del Gobierno de la Ciudad son la promoción del Sur para elevar los niveles de integración territorial y el fomento a las Pyme.

En cuanto a las políticas sociales, se apunta a hacer más eficiente el gasto social: "Cada peso que el Gobierno destina a políticas sociales debe llegar a quien fuera definido como beneficiario del programa", establece el plan. "La herramienta para alcanzar este objetivo es el Registro Unico de Beneficiarios de Programas Sociales", continúa.

Los números de 2002

Servicios sociales: se llevarán el 65 por ciento del gasto previsto para el año próximo. Incluye Educación (953,36 millones), Salud (877,72 millones), Desarrollo Social (138,48 millones) y Cultura (133,64 millones). Esta última es una de las áreas que sufrió los recortes.

Seguridad: sólo le corresponde el uno por ciento del presupuesto. Es decir, 39,64 millones.

Servicios económicos: representan el 17,3 por ciento de las erogaciones. Aumentará el gasto en Transporte, pero disminuirá en Medio Ambiente.

Deuda pública: representa el pago de intereses por la deuda contraída. Equivale al 3 por ciento, pero disminuirá.

Administración gubernamental: representa el manejo administrativo de los tres poderes y equivale al 14 por ciento del gasto total. Tendrá recortes en Justicia y en Administración General.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.