La curiosa campaña de una marca que quiere vender menos ropa