La empresa también falló en su política de comunicación