La estupidez que atenta contra la seguridad vial