Denuncian graves problemas edilicios. La ex Casa Cuna, en peligro