El análisis. La falta de un cuerpo, clave para los jueces