La familia dice vivir "un infierno"