La fundación del padre Grassi abrió nuevas instalaciones